Estimado lector de La manía de leer

img_20170702_155640.353.jpg

Estimado lector de La manía de leer:

¿Qué tal va el domingo? Espero que bien.

Esto se ha acabado. Lleva acabado semanas, creo. Cuéntelas.

Desconozco si esta entrada era necesaria. Pero la escribo. Como se habrá dado cuenta llevo ya varias semanas o más que no escribo nada aquí. Necesitaba aire nuevo y si bien el sitio al que le voy a dirigir también escribo sobre libros y sobre mi pasión por la lectura de buenos libros, también me gustaría escribir sobre lo que me dé la gana. Y aquí, en este blog, se me acotaba y uno no tiene todo el tiempo del mundo para escribir en dos blogs. Su editor me lo prohibía. Allí no, en blumm.blog tengo la libertad para hablar de lo que quiera, como quiera y cuándo quiera aunque me he dado cuenta de que llevo tres meses publicando algo todos los domingos y todos los lunes o martes. Y eso está bien. Y eso es disciplina. Y eso es rutina que todo lo alcanza. Y eso me gusta más que las croquetas de jamón con tomate natural.

Quería escribir este último post. Y quería advertir, para los nostálgicos, que iré recuperando las entradas que considere mejores para mi otro sitio en la categoría La manía de leer. Hay reseñas y noticias de libros interesantes en este blog. Lo digo yo. Y para ello crearé una categoría en, repito, blumm.blog.

También se presenta un año difícil. Quiero dedicarme a leer y a estudiar.  Destinar 12 horas del día a leer, sin prisa pero sin pausa. Y a estudiar. ¡A estudiar, por Dios! Y a pesar de que esta expresión está más manoseada que las bragas de… ¡uy! ¡huy!, cuide su lenguaje, señor Blumm. Lo cuido, me callo, me enchitono.

Queda pues escrito. No publicaré aquí nada más. Adelgazaré el blog. Entrada que me lleve a blumm.blog entrada que desaparecerá de aquí. Poquito a poco, como se dice ahora, des pa ci to. ¡Ya está bien!

Me apeo de este blog. Ha sido un placer. Gracias. Muchas gracias.

blumm.blog

Categorías.