No todo el que gana un concurso de novelas es Dostoiewski

IMG_20160219_212248

No me resisto. Transcribo este texto de Pedro de Lorenzo que he encontrado en Elogio de la retórica esta tarde en la biblioteca pública. Me ha gustado. Y sí, el domingo vincularé el artículo que hace veinticinco años escribió Landero y que me ha servido para saber qué es un texto argumentativo. Lo prometo. Os remito a la entrada anterior, donde se halla el hilo. Cose. Te espero el domingo. Ahora, lee:

«Vivimos hora en que el énfasis se ha personalizado y corre en declaraciones periodísticas por las vías de la falsa modestia o la arrogancia mendaz. Al triunfador de cualquier concurso de novelas se le pregunta por el tiempo que le ha llevado su obra; un alto tanto por ciento se arrogarán el haber tardado en escribirla menos de lo que el mecanógrafo invertiría en pasar a limpio los originales. Cosa comprensible; no todo el que gana un concurso de novelas es Dostoiewsky, a quien Los Karamazof le exigieron doce años de trabajo… Propende a más el orador; la gloria del orador al uso es darnos a entender que su discurso le va naciendo al compás, según habla; o, cuando mucho, que apenas horas antes se le dijo: “Has de hablar”; y habla… ¡Tontería humana!»

 

 

2 Replies to “No todo el que gana un concurso de novelas es Dostoiewski”

  1. Entrevista a Enrique Murillo.

    ¿Qué me dices de los premios literarios? ¿Las agencias presionan a los jurados?

    No, no es exactamente así. El problema empieza en las editoriales, que fingen convocar concursos que en realidad no son concursos. Yo he sido cocinero de muchos premios literarios. Casi todos los premios literarios son una inversión de dinero muy grande que ninguna editorial que se precie puede jugarse dándoselo a alguien que nadie conoce y que por tanto venderá pocos ejemplares. Son operaciones de marketing y, como tales, lo que pretenden es encontrar un libro que venda muchísimo y que cubra el anticipo enorme que se paga por el premio. Es lo que hacen muchas editoriales, y la historia de los premios literarios de los últimos veinte años lo demuestra: ¿por qué lo ganan siempre autores muy conocidos que ya venden muchos ejemplares? Por eso, el cocinero del premio tiene que dedicarse durante un año entero a buscar a alguien que quiera ganar ese premio. Los premios literarios son una mentira. Lo digo con todas las letras.

    Me gusta

  2. Sí, aunque lo que cuentas se da en esos “grandes premios”. Conozco a escritores que sobreviven ganando los premios locales, regionales. Y siguen comiendo, y escribiendo. E inexplicablemente muchos de ellos tienen pequeñas joyitas guardadas en el cajón que nadie les edita.
    Gracias por la visita, lushkar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s