El camino de la amargura lo alcanzaron con 29 años

IMG_20151205_135352Datos que hacen más bella la literatura:

La colmena se publicó en 1951. Cela tenía 35 años aunque la escribió con 29 años.

El guardián entre el centeno se publicó en 1951. Salinger tenía 32 años aunque la pergeñó con 29 años.

29 años: es solo un dato. 1951, el año.

La primera edición apareció en el continente americano. De las dos. No recuerdo si la primera edición de El guardián fue editada en Reino Unido por Jamie Hamilton. Tengo que comprobarlo. La colmena fue editada por Emecé Editores en Buenos Aires. Y es curioso, la primera traducción al castellano de la novela de Salinger también apareció en Buenos Aires diez años después, en 1961. España no empezó a existir hasta 1964; renació en 1975.

Cela, en la solapa de la primera edición, decía: «Esta novela mía no aspira a ser más cosa —ni menos, ciertamente— que un trozo de vida narrado paso a paso, sin reticencias, sin extrañas tragedias, sin caridad, como la vida discurre, exactamente como la vida discurre. Su arquitectura es compleja, y a mí me costó mucho trabajo hacerla […] Los 160 personajes que bullen —no corren— por sus páginas me han traído durante cinco largos años por el camino de la amargura». La colmena en un principio iba a titularse Café europeo y se quería concebir como el primer volumen de una trilogía: Caminos inciertos. Al final, la novela solo sufrió cinco redacciones sucesivas puesto que Cela continuaba «corrigiendo y puliendo y sobando, quitando aquí, poniendo allá y sufriendo siempre».

A Salinger, le sucedería algo similar. Slawenski, su biógrafo, decía sobre El guardián que «la tarea que se le presentaba era infernal. El materia del que disponía era una maraña de relatos sin ensamblar escritos desde 1941. A medida que había ido aumentando el manuscrito, su filosofía y sus puntos de vista habían cambiado y las partes de la novela que tenía Salinger a finales de 1949 contenían temas y mensajes dispares. El desafío que lo aguardaba era tejer todos los hilos y convertirlos en una obra de arte unitaria».

El camino de la amargura se alcanza con 29 años, deduzco. La literatura que pervive a través de los siglos suele ser una literatura que se obtiene tras el sudor, tras un camino de amargura, tras mucho trabajo, tras el sudor.

¿Y? Nada, solo son datos.

 La colmena empezaba —y empieza— así:

IMG_20151205_133828_edit

El guardián entre en centeno empezaba —y empieza— así:

IMG_20151205_133803_edit

Los datos para escribir este post NO han sido extraídos de Wikipedia. En realidad, odio Wikipedia aunque la use esporádicamente.

Los datos utilizados para escribir este post han sido extraídos de:

Las fotografías están realizadas con la cámara de una BlackBerry Classic.

Ahora paz, y después gloria. Me voy a leer… ¡y a estudiar!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s