La fiesta de Gerald, de Robert Coover

la fiesta de gerald

Quince páginas leídas y aseguro que La fiesta de Gerald contiene los suficientes ingredientes para avanzar sin problemas hasta el final. Abandonaré cualquier novela que no me enganche en las treinta primeras páginas. Se aprende a destilar entre tanto hilo musical para ascensor. También he dejado de leer originales y manuscritos. Solo tengo pendiente la lectura de uno que es de la persona que me regaló La fiesta de Gerald. Estoy esperándolo. Ya no podré invertir tiempo a esa actividad entre otras razones porque no quería deprimirme; ni aunque me paguen por leerlos.

Hablaba de Coover que consigue engancharme a su novela en quince páginas por:

1. La dedicatoria.

2. Las dos primeras frases de la novela: hay una muerta: «Ninguno de nosotros reparó al principio en el cadáver. No hasta que Roger se abrió paso preguntando si habíamos visto a Ros».

3. Los quince personajes que aparecen en las quince primeras páginas: Ros, Knut, Vic, Gerald, Naomi, Dolph, Kitty, Mickie, Yvonne, Woody, Cyril, Peg, Patrick, Alison y Tania. Está claro, va a ser toda una fiesta.

4. El tipo de personajes que ha presentado, con su lascivia y su cultura:

  • «Kitty, la mujer de Knut, abrazaba a Dickie y él, juguetonamente, le metía las manos entre las piernas.»
  • «¿Sabes?, apuesto a que eres un de esos hombres —dijo ella, como si hubiera llegado a una especie de decisión, con la voz impregnada de intimidad y, sí, de una especie de temor (lo noté y me acerqué más)— que solían creer, hace tiempo, que cada coño del mundo era algo milagrosamente diferente.»
  • «Alison lamió el cubo de hielo antes de dejarlo caer en su vaso de vermut.»
  • «Me entiendo mejor a causa de esa mujer.»
  • «En Babilonia, sabe, ahogaban a los tíos que vendían la cerveza demasiado barata… ¡Vimos los hoyos donde los metían!»

Me ha gustado el comienzo de La fiesta de Gerald y me ha enganchado. En la Biblia, por ejemplo, que también he empezado a leerla —a ver si soy capaz de terminarla—, todo es más crudo, por lo menos en el Génesis (31, 35): «Raquel dijo a su padre: “No te enfades, señor, si no me levanto en su presencia; es que estoy con la regla.» ¿Qué escondía Raquel debajo para no levantarse ante Labán, su padre?

Si quieres leer este libro puedes comprarlo en las siguientes librerías vía online: Hijazo Libros. También puedes hacerlo en Amazon. Ayudas a mantener este blog. Muchas gracias.

One Reply to “La fiesta de Gerald, de Robert Coover”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s