This is my life

¡Qué linda que estás! Sos un caramelo.

Todas las cosas que me gustan están en un libro. Disfruto de las cosas desde la inmaterialidad del concepto que queda por escrito. Esto es ser muy minimalista.

Dos libros más. La pila de lectura es una pila para lavar la cabeza como a mí se me antoje. Es salvaje el deseo de buscar mi verdadero yo. Gombrowicz, Musil, Bernhard lo hicieron. Como supieron. Lectura para encontrar el verdadero yo. Como una calculadora Casio que  calcula sin saber qué puede desentrañar la conjetura de Hodge, o la de Goldbach. Me es imprescindible leer, leer mucho y escribir, escribir a borbotones. Este blog se titula así: Manía de leer que deriva en la de escribir.

Hablaba de dos libros más. Esperad y los fotografío. Ya está. Mirad.

Dos títulos que me prestó otra vez Juan Cruz. También Sergio y Antonio me suelen prestar libros. Es un trío que configura mi intercambiador cultural. Algún día deberíamos reunirnos los cuatro. Ser una banda más de 4. Hacemos eso: intercambiar cultura que nos ha movido, nos ha trasnformado, nos ha dado un nuevo y vital punto de vista.

This is my life…

Uno: Tren nocturno a Lisboa, de Mercier, de Pascal Mercier.

Dos: Instante propicio, 1855, de Ourednik.

Combinados y agitados con Los girasoles ciegos que lo he sacado esta tarde porque es de un autor que fue novel a los 61 años, si no he echado mal las cuentas. Mi camino, intuyo. Ser novel a los 61 y todo para mis herederos, mis hijos. Sí, esa es la única razón por la que lo he elegido esta tarde de la biblioteca tras sucumbir en el intento de sacar alguno de los 15 títulos que llevaba apuntados en el Evernote: ¡no había ninguno! Se opta entonces por pasear entre las estanterías y tirar de albur y azar. Y ha caído, has sido seleccionado, Méndez, que en paz descanses.

Hablo de estos tres pero soy sincero: si el tipo de la agencia de transportes se pasa al bando aliado y me trae a casa Ejército Enemigo, lo cuelo. Lo he prometido. O no sé, había pensado quizás enfrentarlos en la jaula de pelea. ¿Se imaginan? Mercier vs. Olmos; Ourednik vs Méndez.

En la mesita de noche tengo: un lápiz apurado y afilado, los cascos del iPod y Ensayos I de Montaigne. Cito al francés porque Mercier abre el libro con una cita suya, pero del Libro segundo. Tomad un lápiz, escribe, rotula, colorea:

“No somos más que seres fragmentarios de una contextura tan informe y diversa, que cada pieza de las que nos forman, y cada momento de nuestra vida, hacen un juego distinto, y se encuentra diferencia grande entre nosotros y nosotros mismos como la que existe entre nosotros y los demás hombres”.

De Ourednik otro día.

Porque sabemos lo que nos gusta un Nuevo Libro, pedimos muchos más libros.

Porque sabemos lo que nos gusta una editorial, solicitamos muchos más libros.

Porque sabemos que los lectores de Manía de Leer demandan más, vamos a contratar a algún colaborador de confianza. Le estoy forzando a ello. Si acepta habrá fiesta. Jugaremos al póker.

Tercio sobre la mesa. Cambio el tercio. Abro el libro de Pascal Mercier por la contraportada. Abrir el libro por la contraportada es un misterio pero yo lo hago: Raimund Gregorius es un profesor de lenguas clásicas (…) toma un tren a Lisboa (…) reflexiones filosóficas escritas por (…) Amadeu Prado (…) decide averiguar todo lo relacionado con el autor (…) se convierte en médico (…) ayudar a los pobres y goza de una enorme popularidad (…) le salva la vida (…) una lectura memorable y perturbadora que plantea cuestiones ATEMPORALES acerca de la vida, la soledad, la autosuficiencia y la muerte.La contraportada. El Aleph Editores. Quinteto. P.V.P (E). 978849711119 ISBN.Yo quiero estudiar Filología Clásica antes de morir, o Española. Por prurito y placer. No se me daba mal a mí el latín. Saqué un sobresaliente en 2º de BUP -en setiembre-. Ya ves. Hay que estudiar, hay que morir estudiando algo, es mi premisa vital, hasta que la muerte te separe del conocimiento de este planeta.La traducción es de José Aníbal Campos. Estos datos que ofrezco no sirven para nada, excepto el del traductor. Come siempre con un buen traductor, o traductora. Mercier tiene la edad de mi padre, 66. Estudió Filosofía, Filología Inglesa y Clásica e Indología en Longres y Heidelberg. Mi padre no, mi padre es Perito Industrial.Mercier escribe una obra existencial, dicen, donde busca la reflexión política, siguen.Cuando lo lea te lo cuento, en otro tono más formal porque este post, reconozcámoslo, ha salido muy de tuteo, muy poco serio. Veamos. Escribamos mientras imaginamos la realidad en inglés, por ejemplo. Tiene que ser distinta.Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar, que es el morir, decía Jorge, Jorge, Jorge, Jorge Man, todo un hombre.

Categorías.

3 Replies to “This is my life”

  1. Vaya cuento se marca el señor Méndez a mitad de libro. ¿Se dice olé? Esta noche quizás lo acabe. Sí, engancha. Ha sido un bestseller Anagrama y la verdad tratar la Guerra Civil -y he leído algo- es muy bueno.
    Lo he empezado porque no me ha llegado aún EE. Y después Mercier. Y después Ourednik.

    Me gusta

  2. Serio o poco serio, a mí me parece estimulante, como el guaraná… Estudiar y no cansarse de ser mordido por la bicha ciega de la curiosidad

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s