Soliloquio 6

Tengo tres post en la cocina. Borradores: uno querrá versar sobre Pablo Gutiérrez y su Nada es crucial; otro sobre Muchnik -de nuevo- y el último hace referencia a un tuit de Montero Glez que me impactó: este borrador no sé si lo publicaré. Quizás necesite un desarrollo distinto: un relato, un cuentico para dormir a niños de tres años, una novela de verano, una enciclopedia de papel, un bestseller… No lo sé. Comprendan. Ni idea, el tiempo y el calor que habla en agosto decidirán. Además, ni soy escritor ni tengo institutriz que cuide a la chiquillería que educo en casa y que se burla de mis prontos literarios y mis ratos papando moscas. Pero hay bestia literaria escondida y ellos, de vez en cuando, la escuchan rugir y repiten: “Otra vez, papá, otra vez”. Manías de grandeza y de estatus, como diría Olmos.

Hablando de Olmos: ¡gracias!

Aquí quería llegar. Este post recoge su razón de ser aquí, escribiendo el nombre y el apellido juntos: Alberto Olmos. Este post, yo no engaño a nadie, es un post para agradecerle a este escritor la mención que hace de este otro blog en su último post: Mapa condicionado de la blogosfera literaria española. Reléanlo, opinen, marquen su territorio de esa manera, y de la otra, sean floribundos. Pero lean como licenciados quijotescos. El último post de Alberto demuestra que la prensa especializada y oficial es paja que arde y que yerra y que se debe a unos intereses muy bien pergeñados que se enfrentan al latir perpetuo de los blogs particulares, literarios o no, que señala Alberto. Ahí, en esos “otros” territorios virtuales, no oficiales, individuales y casi nunca tópicos, es donde se cuece todo, o casi todo.

El blog de autor no ha muerto. Anotadlo por ahí también.

Y aquí queda esto. Vinculo su primer blog, o al menos el que conocí primero: Hikikomori. Leedlo entero en vacaciones. Después no os tiréis a la basura de la mesa de las librerías donde están expuestas las novedades así como así: visitad y leed el blog de Juan Mal-Herido, su alter ego. Anotad, tomad nota, anotad otra vez y esbozad títulos y autores que merecen ser leídos. La mejor crítica literaria libre de conservantes y antioxidantes, cosa libre de artificio y repleta de sustantivos para el pueblo y las fronteras literarias la encontré aquí: Lector mal-herido. Y aquí, vale…

¡Gracias, Alberto!

 

One Reply to “Soliloquio 6”

  1. Gracias, también, porque así me entero de este blog, porque macho, pensaba que te habías retirado y que ‘Desóxido’ era tu último reducto, moribundo, reducto. Avisa hombre!!

    abrazos blogueros

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s